Carlos Perelló

“Mi experiencia personal es que en los concursos mucho depende del abogado que te toque de la concursada para que vaya bien o no” 

¿Qué le llevó a especializarse tanto en derecho como en economía? 

Desde los 16 años sabía que quería trabajar en los Mercados Financieros ya que me acuerdo de leer libros de Opciones Financieras en la cama en vez de “Los Cinco” que leía todo el mundo. Mi interés por el Derecho ya vino de mayor, lo estudié a los 45 años mientras trabajaba y me hice abogado a los 50. 

Parte de su carrera profesional la desarrolló en los mercados financieros, 

¿cuál es la principal diferencia con el trabajo en un despacho? 

Ahora gestiono mi tiempo, mi estrés y mis obligaciones a mi manera. Antes, a pesar de ser el Senior Country Manager en España de un Banco de Inversión francés, siempre te debes a las personas que gestionas y muchas veces son estas personas las que dirigen tu tiempo y estrés y también siempre debes responder a la central, en mi caso, París, con lo que esto conlleva…. un rollo. 

¿Cómo se inició su vinculación con el Derecho de la Insolvencia? 

Me puse a estudiar un Curso de Insolvencia en Londres en 1994/95 mientras trabajaba en la City en NatWest en los Mercados. No me acuerdo realmente por qué motivo lo hice, simplemente lo hice y me gustó. Luego lo he vivido muy de cerca como acreedor 

financiero cuando era el Senior Country Manager en España habiendo prestado y restructurado de primera mano operaciones como Sacyr/Repsol, ACS/Iberdrola, Seda Solubles donde creo que fuimos de los primeros bancos extranjeros en meter dinero fresco y gestionar junto al AC un concurso en España y posteriormente decidí ser disidente en muchos concursos como Eroski, Celsa, Autopistas, etc., me homologaron en todos por toda España. 

En esta época la imagen que tenía de los Administradores Concursales estaba al mismo nivel que la que tenía de Angela Channing en Falcon Crest. 

¿Cómo definiría su día a día profesional en una línea? 

Muchas horas de trabajo, muy divertido, mucha interacción con todos los participantes en un concurso o en una restructuración y me encanta “tocar” tantos palos a la vez y verlos encajar poco a poco como ese cubo “maldito” que nunca supe hacer, hasta que, con suerte y un buen equipo, sale lo que uno veía al principio. 

En  el  actual  contexto  económico, ¿cómo valora la actual situación del derecho de insolvencia en nuestro país? ¿Cree que se encuentra bien valorado por el tejido empresarial? 

Mi experiencia personal es que en los concursos mucho depende del abogado que te toque de la concursada para que vaya bien o no. El Administrador societario, una vez que ve que va a concurso, se pone en manos de su abogado para que se lo prepare y gestione con el AC. El abogado listo sabe que debe responder bien, rápido y con diligencia al AC para intentar demostrar que no hay culpabilidad de su cliente. 

En preconcursos mi experiencia es que el administrador societario no sabe primero con quien contactar y debo decir que a nuestro despacho han llegado restructuraciones porque alguien le ha dicho a alguien que escuchó decir que nosotros “parecía” que lo hacíamos bien. Luego es cuestión de demostrarle que sabes de lo que hablas y que le vas a ayudar. El ser economista, abogado, concursalista y 25 años en finanzas pues me ayuda a crear esa confianza bastante rápidamente. 

¿Qué opinión tiene del Libro II de la LC (planes de reestructuración)? 

Inicialmente pensé que era demasiado complejo para un país como España, ahora y después de haber presentado algunos Planes (y todos No consensuales) creo que es un auténtico regalo para las PYMES (que no deben desaprovechar) y una auténtica bomba de relojería para los bancos y el ICO. Y ahí lo dejo. Y esto es bueno para, sobre todo, el sector industrial y manufacturero en España. 

¿Se ha producido un aumento de procedimientos concursarles tras la entrada en vigor de la Reforma Concursal de septiembre del 2022? 

Está claro que los concursos de Persona Física han sido los que más han progresado y es una pena que se haya regulado tan mal porque la verdad no es tan complicado como concepto aunque su encaje procesal pueda sí serlo para hacerlo ágil, flexible, eficiente y sobre todo justo. Cuando se regula una materia en un país lo primero que hay que pensar es el tipo de país que somos, y está claro que ni somos Suiza ni somos Japón y afortunadamente tampoco somos Corea del Norte (aunque lo estén intentando). 

¿Cuál es la necesidad más urgente a acometer en materia de Derecho de la Insolvencia? 

Sin ninguna duda el Estatuto de la Administración Concursal y con ello los concursos sin masa, o exprés, o con poco masa o insuficiencia de masa o como queramos llamarlo y el Libro III de la LC. 

¿Existe algún perfil de empresa que acuda en mayor medida a los planes de reestructuración? 

Sí, la empresa que tiene más endeudamiento de la que aguanta su generación de caja normalizada y sin extraordinarios. 

¿Qué aspecto es fundamental de cara a iniciar una reestructuración preconcursal? 

Contactar con alguien que sepa de la materia y tenga tiempo para dedicárselo a ese problema específico y buscar y encontrar “la” solución a tiempo. 

¿Y respecto a un procedimiento concursal? 

Que el “concursado-to-be” haya contactado con un buen abogado/economista etc que sepa de la materia y tenga el tiempo a preparar todo lo necesario que va a pedirle un AC diligente. 

¿Alguna recomendación para las empresas en dificultades? 

Que no entre en dificultades. 

¿Cómo y cuándo comenzó su relación con el CEDI? 

Lo empecé a seguir casi desde que nació y se publicitaron en LinkedIn y pensé “hala, otro chiringuito más para hacer lo mismo”. Nosotros ya estábamos en ASPAC y no pensaba entrar en el CEDI. Con el tiempo empecé a ver más y más webinars, reuniones y cosas interesantes que hacían y la gente que se asociaba y dije “voy a llamar a este Alejandro “príncipe”; y debo decir que habiendo tragado mucho “bullshiting comercial” en mi periplo profesional (pero mucho), Alejandro me pareció un tipo claro, directo, honesto, profesional y dedicado a esto altruistamente y a mí este tipo de personas me encanta y aquí estoy. Por cierto, esto de estas entrevistas etc. fue idea mía que también lo quiero decir porque me encanta leer ya no solo a compañeros de profesión sino a gente que sabe “un huevo” de esto y de otras muchas cosas. 

¿Qué espera del CEDI? 

No preguntes lo que el CEDI puede hacer por ti sino lo que tú puedas hacer por el CEDI. Y lo que yo puedo hacer es dar mi opinión, consejo y ayuda a aquellos del CEDI que me la pidan. Y sin cobrar. 

Últimos artículos