Marta Rey

¿Cómo y por qué decidió especializarse en Derecho de la Insolvencia? 

La verdad es que, a diferencia de algunos compañeros, no puedo decir que fue una decisión como tal, sino que empecé a representar a acreedores en concursos de acreedores y tuve que especializarme “forzadamente”. Sin embargo, y a pesar de este comienzo tan abrupto, me di cuenta de que cuanto más sabía, más me gustaba y ahí fue cuando realmente me empecé a especializar en esta práctica. Actualmente las reestructuraciones e insolvencias ocupan prácticamente el 80% de mi trabajo, soy vocal y co-fundadora de CEDI y responsable de la Comisión de Reestructuraciones e Insolvencias de Women in a Legal World.

¿Qué le motivo a formar parte del CEDI?

Recuerdo que un día Alejandro Rey, actual presidente de CEDI, me dijo que quería tomar un café con Javier de Carvajal y conmigo para contarnos un proyecto que tenía en mente. Cuando nos lo contó pensé que era algo muy necesario y que no existía nada similar. Como anécdota contaré que el nombre se le ocurrió en ese momento a Javier y nos pareció muy buena idea.

Finalmente, entre varios compañeros (ahora amigos), nos lanzamos a crear el Club Español de Derecho de la Insolvencia (CEDI) y, tras 3 años de recorrido, creo que sin duda podemos decir que se ha convertido en una asociación de referencia en el sector y en un punto de encuentro para todos los profesionales especializados en insolvencia y reestructuraciones.

¿Cómo podemos crear una cultura empresarial más responsable en materia de insolvencia? 

Divulgando entre el tejido empresarial todas las herramientas que nos ofrece el derecho concursal e intentando acabar con el estigma que existe sobre los concursos de acreedores.

¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 a la situación de las empresas españolas en términos de insolvencia? 

El impacto fue muy negativo para algunos sectores puesto que muchas empresas vieron de la noche a la mañana su actividad completamente paralizada y eso llevo a muchas de ellas a acogerse a ERTES o ERES, “echar el cierre” de forma totalmente desorganizada, tomar decisiones precipitadas o solicitar préstamos ICO para poder continuar con su actividad y obligaciones. Actualmente seguimos encontrando empresas con daños y situaciones complejas derivadas de la época COVID.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir al público en general sobre la importancia del derecho concursal? 

Me gustaría que, a nivel general, hubiera una mayor concienciación de que el derecho concursal no sólo sirve para liquidar empresas. Si se adoptan las decisiones correctas en el momento adecuado es probable que incluso no haya que solicitar el concurso de acreedores. Actualmente contamos con instituciones pre-concursales, como serían los planes de reestructuración, cuya finalidad no es otra que, si existen perspectivas razonables de poder solventar la situación de insolvencia, el deudor alcance un acuerdo con sus acreedores, evitando de este modo acudir a un procedimiento concursal.

¿Qué consejos le daría a un emprendedor para evitar problemas de insolvencia en el futuro? 

Rodearse de buenos asesores y contratar a un abogado especializado en concursal en cuanto se tenga la mínima duda o incluso, si fuera posible, con carácter “preventivo”.

¿Qué espera del CEDI? 

Espero que la asociación siga creciendo y que sigamos teniendo la oportunidad de organizar encuentros, jornadas y participar de forma activa en esta gran comunidad de excelentes profesionales que es hoy CEDI.

Últimos artículos