Yvonne Pavia

“Tenemos que extender más la cultura de la reestructuración y llevarla a las pequeñas y medianas empresas como una solución para mantener el tejido empresarial”  

¿Siempre quiso dedicarse al Derecho concursal?  

La verdad es que sí, mi padre es abogado y desde muy pequeña quería estudiar Derecho, siempre me gustó la idea de defender los intereses de los ciudadanos buscando la mejor aplicación de las Leyes  

De hecho, estudié Oposiciones para Judicatura porqué me gustaba la figura del Juez, esa persona que está al servicio de la ciudadanía para mantener el orden y hacer Justicia.  

¿Cómo y por qué decidió especializarse en Derecho de la Insolvencia?  

Desde hace muchos años, en los años 90 con las Suspensiones de Pagos y las Quiebras, me parecía un derecho muy vivo, muy práctico, y muy interesante. Pero mi especialización vino en el 2008 cuando decidí dedicarme solo y exclusivamente al Derecho Concursal dejando de lado el Derecho Procesal porque me pareció que para ser una buena concursalista tenía que dedicarme y especializarme y desde entonces he llevado más de 300 concursos como Administradora Concursal o como Instante.  

¿Cómo definiría su día a día profesional en una línea?  

Muy interesante, porque cada tema es diferente y variado, es practico y resolutivo, se toman decisiones diarias sobre el devenir de las empresas y abordan temas de muchas materias, pueden ser fiscales, laborales, procesales, civiles, mercantiles y por supuesto, concursales.  

Y es muy emocionante cuando consigues aprobar un Convenio, una Venta de Unidad Productiva, un Plan de Reestructuración o consigues la exoneración de las deudas de una persona que no llega a fin de mes. 

En el actual contexto económico, ¿cómo valora la actual situación del derecho de insolvencia en nuestro país? ¿Cree que se encuentra bien valorado por el tejido empresarial?  

No, no está bien valorado porque no está ayudando a reflotar empresas de la forma en que se podría esperar.   

Y porque, aunque hay muchas más situaciones de insolvencia que en tiempos anteriores haciendo del Concurso de Acreedores un proceso más generalizado, lo cierto es que sigue habiendo un cierto estigma de forma que las empresas que superan Concurso de Acreedores la vuelta a su actividad ordinaria no la tienen tan fácil.  

En un contexto de inflación y aumento de los costes, ¿cómo se encaja la actual figura de los planes de reestructuración?   

Sería una gran solución, pero lo cierto es que, de momento, no estamos viendo tantas reestructuraciones como esperábamos. Tenemos que extender más la cultura de la reestructuración y llevarla a las pequeñas y medianas empresas como una solución para mantener el tejido empresarial.  

¿Se ha producido un aumento de procedimientos concursarles tras la entrada en vigor de la Reforma Concursal de septiembre del 2022?  

Sí, se ha producido un gran aumento de procedimientos concursales desde la Reforma, pero lo cierto es que el 95% de esos Concursos son “Concursos sin Masa” y el 75% de éstos son de personas físicas.  

Hay muy pocos concursos ordinarios y muy pocos concursos de microempresas.  

¿Cuál es la necesidad más urgente para acometer en materia de Derecho de la Insolvencia?  

Primero de todo, que funcione la plataforma para el procedimiento de microempresas.   

Luego que se instaure la herramienta de las “alertas tempranas “y la “reestructuración”.  

Y, por último, que se dicte el Reglamento del Administrador Concursal, sobre todo para que el legislador tenga confianza en esta figura y la vea como lo que es, un profesional, independiente e indispensable.   

¿Existe algún perfil de empresa que acuda en mayor medida a los planes de reestructuración?

Sí, en general, las grandes empresas sobre endeudadas, aunque lo interesante es que también acudieran empresas más pequeñas.  

¿Qué aspecto es fundamental de cara a iniciar una reestructuración preconcursal? ¿y respecto a un procedimiento concursal?  

En ambos casos que se llegue a tiempo, pero en especial en el caso de la reestructuración para que la empresa mantenga su valor.  

¿Alguna recomendación para las empresas en dificultades?  

Sí, que en cuanto detecten esas dificultades se pongan en manos de un asesor profesional, sin esperar pues una empresa en dificultades puede ser como una persona que tiene que entrar en Urgencias, cuanto más tarde peor puede ser el resultado.  

¿Cómo y cuándo comenzó su relación con el CEDI?  

Alejandro Rey, de buscar la “honorabilidad del Derecho de la Insolvencia” con profesionales apasionados del Derecho Concursal.  

¿Qué le aporta a nivel profesional formar parte del CEDI?  

El CEDI ha crecido mucho no solo en número de profesionales que formamos parte sino en calidad profesional de los miembros, por lo que me aportan los debates e ideas que compartimos, proyectos y encuentros.  

¿Qué espera del CEDI?  

Que podamos seguir compartiendo ideas y experiencias profesionales de este mundo concursal que está siendo muy cambiante, proyectos y encuentros que nos enriquezcan.

Últimos artículos